Hablar de la reforma migratoria como camino directo a la ciudadanía de 11 millones de personas, es un juego propagandístico para engañar incautos, propagado como panacea de algo real e inmediato; pero no hay tal. La tan esperada, anunciada, parchada y muy reducida reforma migratoria, de reciente aprobación en el Senado, queda ahora en manos . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.