El 20 de noviembre, Barack Obama usó su prerrogativa presidencial con una orden ejecutiva que permita bloquear temporalmente la deportación potencial de millones de inmigrantes indocumentados. Aunque debió haberlo hecho antes, prefirió pasar seis años complaciendo a los republicanos para que le aprobaran en el Congreso su prometida reforma migratoria integral. Para ello, promovió una radical pol . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.