El dicho viene del inglés, y se refiere a que una persona puede entender mejor la experiencia (usualmente negativa) de otra, imaginándose por un momento en la situación de esa otra persona.  Aunque esto se escucha cada vez más en español, ya existía la frase “ponerse en el lugar de otro,” que . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.