Todos saben de la desaparición de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre pasado, cuando policías de la ciudad y sicarios del cártel Guerreros Unidos, que domina la zona, dispararon contra autobuses secuestrados por los estudiantes, dejando seis muertos y 17 heridos, incluyendo civiles. El alcalde pidió licencia, escapó con su esposa y acaban . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.