Parece increíble que esté por cumplir la mitad de mi vida viviendo en este país y, a pesar de estar bastante bien adaptado, en parte siga sintiéndome extranjero; a diferencia de cuando voy a México, donde me muevo como pez en el agua y con naturalidad me identifico con todo y con todos, como si . . .