En su reciente escrito de opinión, el Sheriff Robert Doyle buscaba asegurar a la gente que lo eligió que su departamento no iniciará contacto con nadie teniendo como propósito único un asunto de inmigración ni tampoco con indocumentados que sean víctimas o testigos de algún crimen. Hizo énfasis en que su política “proh . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.