El pastel de rompope y fruta con cuatro velitas encima apareció frente a mí sobre la enorme mesa del comedor, mientras todos empezaban a felicitarme sonriendo y a cantar “Las mañanitas.” De inmediato sentí una abrumadora e incontenible emoción atragantada en la garganta, la que mezclada con mi timidez de cuatro años me hizo salir corriendo . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.