Como hija de cualquier familia de la creciente clase media mexicana de los años cincuenta, Lucía se crió sobreprotegida, religiosa y físicamente, para preservar la idea de la virginidad hasta el matrimonio. Para ello, recibió una educación esmerada en un colegio de monjas, además de los cuidados permanentes de sus tías maternas solteras . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.