Acabo de iniciar una nueva serie de clases de español y, como siempre, explico a quienes se atreven a escuchar mis enseñanzas que una de las mayores diferencias entre nuestras lenguas—inglés y español—estriba en los diferentes sonidos, simples y combinados, que existen entre una y otra, para su correcta articulación y pronunciaci . . .