La columna pasada hablé de la incertidumbre cotidiana y constante que viven muchos inmigrantes latinos en este país por su estatus migratorio irregular, pues divide familias por deportaciones, les impide viajar, y con sus carencias poco se adaptan al sistema y costumbres locales. Alguien me comentó que, en su opinión, los inmigrantes latinos quieren vivir aquí y . . .