En un país civilizado como éste, con larga tradición democrática y leyes diversas que deben respetarse, so riesgo de pagar las consecuencias, la palabra “ilegal” puede concitar reacciones airadas, más cuando se asigna a una persona o grupo. Pero cuando por razones prácticas algo queda fuera de la ley y se viola, casi todos . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.