La ciudad y el barrio se impregnaban de aromas y colores distintos una o dos semanas antes del 2 de noviembre, en esos otoños discretos del centro de México. Las panaderías llenaban sus escaparates con grandes y pequeñas hojaldras, con o sin azúcar, y pan de dulce o sal con diseños de muertos . . .

You have reached content available exclusively to Point Reyes Light digital subscribers.

Receive a 3-day free trial of unlimited digital access.

Already a subscriber? Login here.